¿Cómo se usan los Objective Key Results

¿Cómo se usan los Objective Key Results?

Mediante los Objective Key Results marcamos el camino para lograr objetivos. Estos no necesariamente tendrán que ver con las ventas o los ingresos.

Es por ello que, lo primero es fijar objetivos que nos den una dirección clara de hacia dónde va la empresa. Podemos fijar objetivos para aumentar la satisfacción de los clientes o los empleados, para mejorar un producto.

Si estás un poco confundido con el concepto, en el artículo anterior, explicamos qué son los Objective Key Results y en qué se diferencia de los KPI. El día de hoy, explicaremos cómo usar estos objetivos en tu Pyme.

Paso a paso para tener unos Objetive Key Results eficientes

Paso 1. Plantea Objective Key Results que sean un reto, no imposibles

Los objetivos deben suponer cierto reto, pero que este no resulten imposibles. Ejemplo: Aumentar la conversión de la página web un 30% dentro de 3 meses.

Como vemos, este objetivo es:

  • Concreto: es un 30%, ya aquí tenemos una meta, no el simple deseo vago de aumentar la conversión.
  • Medible: ese 30% nos determina si lo hemos conseguido o no.
  • Con una fecha límite: en este caso, 3 meses, tras los cuales sabremos si lo hemos logrado. Un Objective Key Result sin fecha es un mero deseo.

Paso 2. Responde ¿qué resultados clave harían que ese objetivo se cumpliera?

Ahora nos preguntamos: ¿Qué resultados harían que ese objetivo no tuviera más remedio que cumplirse?

Si analizamos nuestra página podemos ver que, si reducimos el tiempo de carga de la página un 20%, cambiamos el diseño de la web para que luzca más atractiva y colocamos más información que sea de provecho para los leads o clientes actuales, la conversión no tendría más remedio que aumentar.

Así que nos planteamos esos resultados clave, de nuevo de manera concreta, sencilla y medible.

  • Reducir el tiempo de carga un 20% para dentro de 30 días.
  • Rediseñar la web para dentro de 15 días.
  • Empezar a publicar información útil dentro de 7 días.

Paso 3. Ejecuta las acciones necesarias para conseguir los Objective Key Results

Tenemos el destino (Objective), tenemos los caminos que creemos que nos llevarán irremediablemente hasta dicha meta (Key Results); pero nos falta andar, así que nos ponemos en marcha y vamos ejecutando acciones concretas para cada Resultado Clave.

Paso 4. Controla la ejecución de los Resultados Clave recogiendo datos

En este paso, vamos controlando la ejecución de esos Resultados Clave y cómo nos vamos acercando a cada uno, conforme vayamos terminando las tareas necesarias.

Paso 5. Comprueba si los resultados han permitido alcanzar los Objective Key Results

Los Objective Key Results, como cualquier otra herramienta de gestión, no es algo pasivo, sino vivo y que cambia y se adapta. Podemos haber presentado el Resultado Clave del rediseño de la web, pero que este no proporcione los datos que esperábamos.

En ese caso, podemos modificar el Resultado Clave que no está funcionando o incluso introducir otro nuevo. Controlar de cerca nos permite corregir el curso.

Al fin y al cabo, nunca sabremos de antemano si los Resultados Clave (Key Results) que hemos planteado serán suficientes para el cumplimiento del objetivo (Objective) principal hasta que nos pongamos en marcha.

Los OKR ¿Qué son y cómo se diferencian de los KPI

Los OKR: ¿Qué son y cómo se diferencian de los KPI?

Las empresas cuentan con muchas metodologías que facilitan su funcionamiento, los OKR son una de las pocas que puede ser aplicada por cualquier tipo de negocio, sin importar su tamaño o a qué se dedique.

Por eso, en este primer artículo te contamos un poco sobre que son los OKR y te explicamos cómo se diferencian de los KPI, junto con ejemplos para que se entienda perfectamente.

¿Qué son los OKR?

OKR es la abreviatura de Objectives and Key Results, es decir: Objetivos y Resultados Clave.

Se puede definir como un método de trabajo interno que, mediante la fijación de objetivos y de sus correspondientes resultados clave, permite organizar el trabajo de la empresa, definir grupos de trabajo y realizar un seguimiento del progreso de cada empleado.

En la metodología OKR lo primero que hacemos es plantearnos una meta medible, el objetivo. Por ejemplo, lo podemos hacer para objetivos trimestrales y esta es la aplicación tradicional, pero también podemos establecer OKR anuales o incluso mensuales.

Ejemplos de OKR

Los Objetivos de los OKR deben ser concretos, breves y medibles, también inspirar a la acción y dejar claro qué se quiere conseguir. Y no hace falta complicarse.

Por ejemplo, para definirlos, empezamos por la meta que queremos conseguir.

Objetivo:

  • Incrementar los beneficios un 20%.

A partir de este objetivo, y según nuestra situación y nuestra estrategia general, nos planteamos qué resultados clave producirían que ese objetivo se cumpliera.

Siguiendo el ejemplo, estos Resultados Clave podrían ser:

  • Reducir los costes generales un 10%.
  • Aumentar la inversión en marketing un 10%.
  • Incrementar las repeticiones de compra un 5%.

La empresa, haciendo números, cree que con conseguir esos resultados en costes, marketing y repeticiones puede conseguir ese 20% o más que se ha propuesto, así que se enfoca en producir esos 3 resultados, para que estos desencadenen automáticamente el objetivo.

¿En qué se diferencian de los KPI?

Debemos aclarar que los OKR y los KPI’s no son lo mismo ni tienen la misma utilidad en una empresa.

Los KPI’s, abreviatura en inglés de Key Performance Indicators o Indicadores Clave de Desempeño, son una serie de métricas que usamos para controlar cómo está yendo la empresa.

Es decir, que los KPI’s son como un cuadro de mando que controlamos para ver cómo lo estamos haciendo. En general, habrá una de serie de indicadores clave que, sea cual sea la situación de la empresa, su actividad o su tamaño, querremos tener siempre en cuenta: ventas, valor de por vida del cliente, flujo neto de caja mensual.

Hay quien dice que los KPI’s son como el tablero de mandos del coche que nos dice cómo está y que los OKR son como el GPS que nos lleva en la dirección correcta.

¿Haz utilizado los OKR en tu Pyme? Cuéntanos en los comentarios