Margen de beneficio qué es y cómo mejorarlo

Margen de beneficio: qué es y cómo mejorarlo

La producción de cualquier servicio o producto supone un coste, por lo que debes asegurarte de que tu margen de beneficio sea suficiente no sólo para cubrir todos los costes de tu empresa, sino también para ayudarte a crecer.

Debes tener claro que no es lo mismo ingresos que beneficios. Hoy, hablaremos sobre el margen de beneficio, algo que nunca debes olvidar en tu pyme.

¿Qué es el margen de beneficio?

Es la diferencia entre el precio de venta al público y los costes de producción o adquisición del producto o servicio.

Se trata de un margen que puede ser margen neto o margen bruto, pero en el que hay que tener en cuenta los costes variablemente y los costes fijos de la empresa.

Generalmente sólo hablamos de margen de beneficio refiriéndonos a los costes variables. 

Ejemplo: si compramos un producto a nuestro proveedor por 6 dólares y lo vendo a 15 dólares, obtendríamos un beneficio de 9 dólares sobre el precio final de venta o ingresos finales.

Esto significa que tendrías un beneficio del 60%, frente a un 40% que serían los gastos.

¿Cómo calcular el margen?

Una fórmula sencilla para calcular el margen de beneficio, es dividir 9/15 (=0,60) y 6/15 (0,40) y multiplicar el resultado de cada uno por 100.

Ahora bien, aquí solamente estás teniendo en cuenta los costes de adquisición o fabricación del producto.

Hay que tener en cuenta también aquellos costes fijos que no tienen relación directa con ese producto, pero que también tienes que asumir.

Por ejemplo, mano de obra, marketing y publicidad, gasto eléctrico, etc.

¿Cómo mejorar el margen de beneficio?

Sé consciente de los precios reales en tu sector

Es posible que estés vendiendo a un precio muy por debajo del de mercado. Esto se puede adoptar como una estrategia empresarial low cost.

El problema es que necesitas vender mucho para que te resulte rentable. Y para vender mucho, vas a tener que invertir mucho en publicidad.

Mejor vender productos pequeños que grandes

Te sorprendería saber que, si miramos los porcentajes, una empresa puede sacar mucho más margen de beneficio vendiendo productos pequeños y baratos que productos grandes y caros.

Los productos grandes y caros suelen ser más difíciles de vender. En cambio, un producto que compres por 1 o 2 dólares te da muchas más posibilidades para luego venderlo por 5 o 6 dólares y estar obteniendo unos márgenes mucho mayores.

No cometas errores al calcular el margen de beneficio

Cometer errores te puede llevar a tener mal los números. Si utilizas la fórmula que te hemos dado antes, es mucho más fácil calcular el margen.

Por ejemplo, si yo sé que un producto me cuesta 6 dólares y quiero obtener un 60% de beneficio, parece fácil. Le sumo a 6 ese 60% de beneficio que quiero conseguir y asunto concluido.

Pero sería un ERROR. Para obtener un 60%, de beneficio tienes que comprar a 6 y vender a 15 para ganar 9.

Cuidado con los descuentos

Ten en cuenta que muchos descuentos no justificados se descuentan de tu margen.

Es decir, tu proveedor quizás no te haga ningún descuento, pero tú haces un descuento a tus compradores de un 15% del precio final de venta.

Eso significa que tu margen de beneficio final será del 45% y no del 60.

Controla bien tus costes fijos

Porque insistimos, no te fijes sólo en la mercancía y sus costes, o en los costes de producción, o en la mano de obra si vendes servicios.

Debes tenerlo todo en cuenta, incluyendo luz, agua, teléfono, publicidad, impuestos, etc.

Si tus márgenes de beneficio son muy bajos, te va a costar mucho mantener tu negocio a flote.

Una buena ayuda para que tengas una buena panorámica de esta situación sería utilizar un programa de gestión empresarial que te permita visualizar claramente ingresos y gastos, así como los beneficios que finalmente obtienes.

Importancia

La importancia del margen de ganancia radica en que mientras más alto sea mayor ganancia dejara al negocio y permite mayor flexibilidad para lanzar promociones u ofertas en caso de ser necesario.

Lo ideal es llevarlo de forma correcta para evitar que el negocio atraviese crisis financieras.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados